Temas Impositivos, Laborales, Economicos y Productivos

Temas Impositivos, Laborales, Economicos y Productivos

Exponer, analizar, consensuar, e informarse de todos los temas que afectan su actividad productiva.

Grupo Asesoraimpositiva - Impuestos - Laboral- Previsional -Procedimiento Fiscal -  Consultas -  info@asesoraimpositiva.com.ar -


AFIP - DGR - ANSES - RFOG - SUELDOS - PREVISIONAL

Inscripciones, Intimaciones, Bajas, Moratorias, Planes de Pago,Liquidaciones, Contratos,etc

AUTONOMO - MONOTRIBUTO - GANANCIAS - IVA - BIENES PERSONALES-JUBILACIONES

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Que hora es ?

relojes web gratis

Cotizacion de Divisas





el dolar


    Reorganización de empresas: cuándo no tributa Ganancias

    Comparte
    avatar
    Administrador del foro
    Admin

    Mensajes : 614
    Fecha de inscripción : 06/09/2010
    Edad : 48

    Reorganización de empresas: cuándo no tributa Ganancias

    Mensaje por Administrador del foro el Mar Mayo 10, 2011 4:10 pm

    La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) nuevamente es protagonista fijando su postura sobre el tratamiento fiscal de las escisiones; es decir, aquellos casos donde una empresa se divide en nuevas compañías.

    Qué tiene en cuenta el fisco para dar por configurada una reorganización de empresas y por qué es importante a la hora de pagar Ganancias fueron los interrogantes que disparó la emisión de un nuevo dictamen del organismo recaudador.

    Así, en oportunidad de decidir reorganizarse como compañía, aún tratándose de sociedades de hecho -como en este caso- hay que tener en presente una serie de pautas de tipo impositivo.

    En este sentido, el dictamen 19/2007 de la Dirección de Asesoría Técnica (DAT) echa luz sobre estas cuestiones.

    Las dudas del contribuyente

    Los interrogantes que tenía la empresa, que evaluaba si tomar la decisión de una escisión, son bastante comunes y suelen presentarse cuando se analiza dar fin a una etapa para continuar bajo otra estructura más adecuada. Esto es el caso de las llamadas reorganizaciones.

    Sin embargo, este concepto exige precisar qué interpreta exactamente el fisco por "reorganización".

    Justamente, estas precisiones son clave a los fines de que la compañía "escindente" -que es la que se divide en dos más empresas- no tenga que tributar por los resultados que pudiera generar la adjudicación de sus bienes a las nuevas sociedades denominadas "entidades escisionarias".

    No obstante, para no tributar no alcanza con el hecho de que se trate de una escisión, de un proceso de reorganización, sino que también se deben configurar otros requisitos sobre capital mínimo, continuidad de las actividades y permanencia, entre otros aspectos.

    Así, en este marco, el planteo fue el siguiente:

    •Si resulta aplicable el concepto de reorganización -del artículo 77 de la Ley de Ganancias y, en particular, la figura de escisión- en los casos de sociedades que no se encuentran constituidas regularmente.

    •Si es posible que una de las entidades escindidas sea una empresa unipersonal.

    •Si se consideran configurados los requisitos de continuidad de la actividad de las empresas reorganizadas y de mantenimiento del importe de participación en el capital de las continuadoras".
    Requisitos bajo la lupa
    La Ley de Ganancias, en su artículo 77, dice que ante las reorganizaciones de sociedades, "los resultados que pudieran surgir como consecuencia de la reorganización no estarán alcanzados" por Ganancias siempre que "la o las entidades continuadoras prosigan, durante un lapso no inferior a dos años desde al fecha de la reorganización, la actividad de la o las empresas reestructuradas u otra vinculada con las mismas".

    Este es el punto de partida del análisis del fisco que se complementa con el artículo 105 del decreto reglamentario por el cual:

    "En el caso de una nueva sociedad o del fraccionamiento en nuevas empresas.. por lo menos el 80% del capital de la o las nuevas entidades, considerados en conjunto, pertenezcan a los titulares de la entidad predecesora", agrega.

    Así, a modo de síntesis los basamentos son los siguientes:

    La respuesta a cada interrogante tomó en cuenta la jurisprudencia, la ley del impuesto y su decreto reglamentario. Así, el fisco llegó a la conclusión que la empresa de origen, que estaba conformada por tres socios con porcentajes de participación iguales y que se dividió en una empresa unipersonal y otra sociedad -con los otros dos titulares- encuadró en una reorganización y que no debía tributar por los beneficios de la colocación de los bienes de la empresa de origen.

    Para esta decisión tuvo en cuenta:

    •La continuidad de alguna de las actividades de la empresa de origen: vale aclarar que la originaria tenía dos actividades que eran la fabricacion de muebles y carpintería y otra totalmente distinta que es la explotación agropecuaria. Para este caso, se configuró claramente la continuidad dado que la empresa unipersonal siguió con la actividad agropecuaria y la otra sociedad con la fabricación de muebles.

    Por otra parte, es importante destacar que la continuidad también está asociada a continuar desarrollando por un período no inferior a dos años, contados desde la reorganización, alguna de las actividades de la empresa de origen lo cual surge del decreto reglamentario.

    •En cuanto a si se trataba de entidades, requisito para hablar de escisión, en este caso las nuevas compañías no estaban constituidas regularmente -no encuadraban en ningún tipo societario de la Ley 19.550- ni tampoco lo estaba la empresa original. No obstante, basado en el dictamen 42/74, 13/80 y 5/2006, la AFIP entendió que es válida la calificación de reorganización aún tratándose de unipersonales -como en este caso-.

    •Mantenimiento del capital: para esta situación este requisito también se conformó y es decisorio para definir si se trata de reorganización. Para ello, el dictamen 19/85 fue determinante para el fisco. "Es suficiente la identidad de los titulares de los capitales antes y después de la reorganización en un 80% o más", señala el dictamen. Esto significa que:

    "Si la sociedad escindente "A" -integrada por dos socios- se escinde en la escisionaria empresa unipersonal "B" y en la escisionaria empresa unipersonal "C" el ochenta por ciento (80%) del capital de "B" más "C" debe pertenecer a los dos socios que componían "A", ya sea que éstos actúen juntos o separados en cada entidad escisionaria. Por cuanto lo primordial es que se cumple el conjunto económico deseado, toda vez que la sumatoria de los capitales de "B" y "C" importa el ochenta por ciento (80%) del capital de "A"."

    Es decir que la sumatoria de los capitales de las escisionarias -equivalente al 80% como mínimo del capital de la empresa predecesora- debe pertenecer a los titulares de esta última, no importando que los mismos integren juntos o separados cada nueva entidad, concluyó el nuevo dictamen

      Fecha y hora actual: Vie Oct 20, 2017 11:24 am